domingo, 8 de junio de 2014

EL ESPÍRITU SANTO COMO PROMESA DE DIOS Y COMO MANIFESTACION DE SU PODER




¿Quien es el Espíritu Santo? el Espíritu Santo es la Tercera persona de La Trinidad que Procede del Amor reflejado entre Dios Padre y Jesús su Hijo y es el Señor y dador de Vida y nos es dado como un regalo de Dios como un Don Sagrado a todos nosotros los hombres, dado que es la Persona que refleja el Amor del Padre y del Hijo que mejor regalo que su manifestación de amor. Este mismo Espíritu es el que nos invita a que demos un Sí de aceptación a la acción salvadora de Jesús lo cual se manifiesta hoy en nosotros a través de un encuentro personal con Él, donde lo conocemos, pero no un conocimiento meramente de solo verdades, como de que Él es el Hijo Vivo de Dios, que nació de Santa María La Virgen, que murió por la redención de nuestros pecados en la Cruz, de que está sentado a la derecha de Dios si no que es verdaderamente un encuentro vivo personal con Él.

Esta aceptación de Jesús como tu Salvador implica más que decir: YO SOY CRISTIANO, sólo porque al pasar frente a una Iglesia me persigno, porque soy acólito y ministro en la parroquia, porque voy y sigo las procesiones en la semana santa, porque asisto a las adoraciones Eucarísticas y porque sigo prácticas y normas que hacen en la iglesia como El Joven Rico del Evangelio o Nicodemo que era un Maestro de La Ley que por temor a lo que dirían sus colegas sus compañeros, buscó a Jesús en la oscuridad de la noche para que nadie lo viera, si no que es tener una relación personal desde el corazón donde se vea que Cristo Vive en ti. Romanos 10. 9-11 (Porque te salvarás si confiesas con tu boca que Jesús es Señor y crees en tu corazón que Dios lo resucitó de entre los muertos. La fe del corazón te procura la justicia, y tu boca que lo proclama te consigue la salvación. La escritura ya lo dijo: El que cree en Él no quedará defraudado).

Y es el Espíritu Santo el que te hace aceptar a Jesús como tu Señor 1 Corintios 12, 3. (Ahora les digo que ninguno puede gritar: «¡Maldito sea Jesús!» si el espíritu es de Dios; y nadie puede decir: «¡Jesús es el Señor!», si no es por acción del Espíritu Santo).

El Espíritu Santo, desde el principio ya estaba con Dios Génesis 1; 2 (todo era confusión y no había nada en la tierra. Las tinieblas cubrían los abismos mientras el espíritu de Dios aleteaba sobre la superficie de las aguas.)

Dios por medio de los profetas anunció El Espíritu Santo, los profetas tuvieron la misión especial, vital de recordarle al pueblo los compromisos que habían asumido en la alianza con Moisés, por eso exhortaban a las personas que fueran fieles a Dios, al mismo tiempo anunciaban el amor misericordioso de Dios hacia su pueblo elegido y denunciaban todas aquellas situaciones que separaban o alejaban al pueblo de ese amor, por medio de los profetas Dios forma a su pueblo en la esperanza de la salvación en la espera de la alianza nueva y eterna designada a todo los hombres Jeremías 31; 31-34 (Ya llega el día dice Yavé, en que yo pactaré con el pueblo de Israel y con el de Judá una nueva alianza. No será como esa alianza que pacté con sus padres, cuando los tomé de la mano, sacándolos de Egipto. Pues ellos quebraron la alianza, siendo que yo era su Señor. Esta es la alianza que yo pactaré con Israel en los días que están por llegar, dice Yavé: pondré mi ley en su interior, la escribiré en sus corazones, y yo seré su Dios y ellos serán mi pueblo. Ya no tendrán que enseñarle a su compañero, o a su hermano, diciéndoles: «Conozcan a Yavé.» Pues me conocerán todos, del más grande al más chico, dice Yavé; yo entonces habré perdonado su culpa, y no me acordaré más de su pecado).

En el antiguo testamento ya se hacía mención sobre el Espíritu Santo Job 33; 4 (El espíritu de Dios me hizo, y el soplo del Omnipotente me dio vida); y Proverbios 1; 23 (Oigan pues mis advertencias y derramaré sobre ustedes mis espíritu).

Los profetas fueron los que anunciaron acerca del Él como una promesa, Isaías 32; 15 (Pero sobre nosotros se derramará el espíritu desde arriba. Entonces el desierto se transformará un vergel, y lo que ahora es llamado vergel será tenido por terreno baldío).e Isaías 44; 3 (Derramaré agua sobre la tierra sedienta; raudales sobre el suelo seco. Derramaré mi espíritu sobre su linaje), Es este último pasaje bíblico se nos dice que el Espíritu Santo, sería para todos como parte del linaje del pueblo de Dios.

Otros profetas que anunciaban al Espíritu Santo, hablaban de las cualidades que manifestaba el Espíritu Santo cuando ya habitaba en ellos, Miqueas 3; 2 (Yo, al contrario, estoy lleno del espíritu de Yavé. El me da celo por la justicia, me llena de fuerza y de ánimo para denunciar a su pueblo su pecado, para descubrir las faltas de Israel).

Pero no sólo anunciaban al Espíritu Santo sino que a la vez anunciaban a aquél que será totalmente dócil al Espíritu de Dios por lo cual será ungido y enviado Isaías 11; 2 (Sobre él reposará el Espíritu de Yavé, espíritu de sabiduría e inteligencia espíritu de prudencia y valentía, espíritu para conocer a Yavé y para respetarlo). y su vez Dios dice en Isaías 42; 1. (He aquí a mi siervo a quien yo sostengo, mi elegido, al que escogí con gusto. He puesto mi Espíritu sobre él, y hará que la justicia llegue a las naciones).

Es así como la salvación se acerca y llega a nosotros los hombres como el cumplimiento de la Promesa del Padre a través de su Hijo que nos envía el don del espíritu, el Espíritu que nos consuela y está en medio de nosotros Ageo 2; 5 (No tengan miedo, porque mi espíritu está entre ustedes.) que nos hace caminar hacia adelante y no volver atrás Ezequiel 1; 12 (Cada uno de ellos iba derecho siguiendo una de sus caras, iban hacia donde el espíritu los empujaba y al caminar no se daban vuelta.)

Este don tan sagrado, este regalo de Dios, vive en nuestros corazones renovados desde el BautismoEzequiel 11; 19 (Les daré un corazón nuevo y pondré en su interior un espíritu nuevo. Quitaré de su carne su corazón de piedra y les daré un corazón de carne).y nos da vida Ezequiel 37; 5 y 14 (Esto dice Yavé a estos huesos: Haré que entre en ustedes mi espíritu, y vivirán. Pondré en ustedes mi Espíritu y vivirán; los estableceré en su tierra y sabrán que yo, Yavé, lo dije y lo hice). Y una vida nueva en Cristo JesúsRomanos 6, 3-4. (Como ustedes saben, todos nosotros, al ser bautizados en Cristo Jesús, hemos sido sumergidos en su muerte. Por este bautismo en su muerte fuimos sepultados con Cristo, y así como Cristo fue resucitado de entre los muertos por la Gloria del Padre, así también nosotros empezamos una vida nueva).

Cristo en su venida nos confirma esa promesa de Dios Lucas 24; 49 (Miren, Yoles voy a enviar la Promesa de mi Padre) refiriéndose al Espíritu Santo y nos dice que no nos dejará solos que el Espíritu será nuestro protector y permanecerá siempre en nosotros y nos enseñará y recordará todo lo que él nos ha enseñado, nos dice también que era necesario que él se fuera para podernos enviar al paráclito y confirmar la promesa de Dios (Juan 16; 5) y así recibir la vida en Espíritu Santo.

Como promesa del Padre Jesús señala la venida del Espíritu Santo cuando les dice a sus apóstoles que no se vayan de Jerusalén sino que aguarden a la Promesa del Padre para ser bautizados por el Mismo Espíritu y ser testigos de Él

En la Antigua alianza, el espíritu Santo sólo se manifestaba a ciertas personas con alguna misión especial para el pueblo de Dios como El Rey David y Los mismos Profetas. En la nueva Alianza las manifestaciones del Espíritu Santo son para todos aquellos que creemos en Jesús como nuestro Salvador como un fruto de inicio de La Vida Nueva Joel 3; 1-2 (Esto es lo que ha de suceder después: Yo derramaré mi Espíritu sobre cualquier mortal. Tus hijos y tus hijas profetizarán, los ancianos tendrán sueños y los jóvenes verán visiones. Hasta sobre los siervos y las sirvientas derramaré mi Espíritu en aquellos días).

Cristo nos habla también que el Espíritu ya no solo será nuestro huésped del alma sino que será una manifestación del Poder de Dios como Espíritu de Verdad, la famosa voz de la conciencia, en realidad es el Espíritu Santo dando testimonio de Jesús en nuestro corazones iluminándonos, enseñándonos y conduciéndonos en la vida nueva, y como Fuerza de lo Alto dándonos valentía y poder para dar testimonio y proclamar la buena nueva para poder edificar a los creyentes con nuestros dones y carismas y crecer así espiritualmente en Jesús y ser transformados en Él.

El día de pentecostés se manifiesta y se cumple la promesa del Padre, pues estaban los apóstoles reunidos cuando el espíritu se manifiesta como lenguas de fuego las cuales se posaron sobre ellos y así quedan llenos del espíritu santo y hablaron en lenguas según el espíritu les concedía.

En el Libro de Hechos de los Apóstoles San Lucas nos habla de cinco ocasiones en las que el Don del Espíritu es derramado tal es el caso de pentecostés, a la comunidad incipiente de Jerusalén, que llenos del espíritu pudieron proclamar con valor la palabra de Dios, los samaritanos, los gentiles de la casa de Cornelio quienes hablaron en lenguas y glorificaron a Dios y por último a los de Efeso, que al recibir el Espíritu Santo Profetizaron.

Estas manifestaciones de los apóstoles y las demás personas que recibieron el Espíritu Santo son signos sensibles inmediatos de la recepción del mismo Espíritu Santo 1 Corintios 12; 7-11 (La manifestación del Espíritu que a cada uno se le da es para provecho común. A uno se le da, por el Espíritu, palabra de sabiduría; a otro, palabra de conocimiento según el mismo Espíritu; a otro, el don de la fe, por el Espíritu; a otro, el don de hacer curaciones, por el único Espíritu; a otro, poder de hacer milagros; a otro, profecía; a otro, reconocimiento de lo que viene del bueno o del mal espíritu; a otro, hablar en lenguas; a otro, interpretar lo que se dijo en lenguas. Y todo esto es obra del mismo y único Espíritu, que da a cada uno como quiere).

Pero más importante que ellos son los signos o efectos permanentes que deben de aparecer como fruto y consecuencia del poder del Espíritu Santo

IMPULSO MISIONERO solo el espíritu santo, nos llena de pasión y de entrega misionera para dar testimonio de la presencia viva de Jesucristo en nuestras vidas.

COMUNIDAD CRISTIANA, el espíritu santo como comunidad de amor entre el Padre y el Hijo produce el efecto poderoso de su presencia “la comunidad” primero con Jesucristo y luego con los miembros de nuestra comunidad.

COMUNIDAD ORANTE, movidas por el Espíritu para reunirse, alabar a Dios escuchar las enseñanzas, para la Fracción del Pan y la edificación personal y espiritual como lo dice Hechos de Los Apóstoles que perseveraban en la Comunidad, en la fracción del pan y las oraciones y que acudían todos los días al templo para alabar a Dios.

COMUNIDAD UNIDAD Y TESTIMONIAL, totalmente unidos un solo corazón una sola alma, todo lo ponen en común en pocas Palabras Amor Comunitario

CARISMAS DE EDIFICACION Romanos 12; 6-8 Efesios 4; 11 Isaías 11; 3 Los cuales son manifestaciones del poder del Espíritu Santo que actúa a través de nosotros para edificar a la comunidad.

CAMINAR EN EL ESPÍRITU es decir dejarse guiar por el espíritu santo para seguir por el camino de la vida nueva que el mismo espíritu no ha dado dejándonos iluminar y conducir directa y sensiblemente por Él

Todo esto lo podemos descubrir en las primeras comunidades cristianas, que son el modelo el cual debemos imitar como iglesia, porque en ellos se manifestaron estos signos, estos efectos que son también para nosotros, la promesa es también para nosotros bautizados, si Jesús es ya tu salvador y lo has aceptado como el señor de tu vida ten fe en la palabra y pídele a Dios y a Jesucristo que te bauticen con su espíritu, Yo los Bautizo con Agua pero Él los bautizará con Espíritu Santo nos dijo Juan el Bautista, al que pide se le dará nos dice el Señor, solo recordemos que el Espíritu que sopla donde quiere se manifestará en ti de diferentes formas solo ten fe, confianza y ardiente sed en el cumplimiento de esta promesa en oración junto con María para recibir ante todo el Don que es el Mismo Espíritu Santo y no sus manifestaciones.

Artículo escrito por nuestro colaborador y Católico con Acción David López
http://catolicosconaccion.com/2014/06/07/el-espiritu-santo-como-promesa-de-dios-y-como-manifestacion-de-su-poder/