lunes, 2 de febrero de 2015

LA VIRGEN QUE DESATA LOS NUDOS Y EL PAPA FRANCISCO


LA VIRGEN QUE DESATA LOS NUDOS Y EL PAPA FRANCISCO

Queridos amigos, como les prometimos hace algunas semanas, aquí les ofrecemos la historia de la Virgen que desata los nudos, advocación mariana de la que es muy devoto el Papa Francisco –como verán en la foto, con la llegada del Papa Francisco en el Vaticano han puesto un cuadro de esta Virgencita-. Al final encontrarán también una oración para rezar a Nuestra Señora.

Un ángel presenta a la Virgen una cinta con nudos que ella va desatando; otro ángel recoge la cinta ya alisada. Es la imagen de “María que desata los nudos”, una pintura al óleo sobre lienzo realizada en torno al 1700 y que se encuentra en la iglesia de St. Peter am Perlach, en Alemania.

La Virgen Desatanudos es una advocación de la Inmaculada Concepción, con la luna bajo sus pies. Ella desata los nudos de nuestros pecados y de nuestros problemas más difíciles. Además, aplasta con su pie la causa de todos ellos: la serpiente, que simboliza el demonio. En la parte inferior del cuadro, un ángel guía a un hombre por la oscuridad de la vida.

La devoción del cardenal Jorge Mario Bergoglio, hoy Papa Francisco, por esta imagen de María, nació hace muchos años. Según contó a la Radio Vaticana el padre Alejandro Russo, rector de la Catedral de Buenos Aires, “el Papa, cuando era un sacerdote jesuita, pasó un periodo en Alemania por motivos de estudio, y allí, en una Iglesia, encontró la imagen de la Virgen que desata los nudos. Entonces llevó algunas estampas a Buenos Aires y, cuando escribía una carta a alguien, enviaba una de estas estampas de la Virgen junto a lo que había escrito”.

“Con el tiempo, una pintora argentina se ofreció a hacer una copia de la imagen que se encontraba en Alemania, para colocarla en una capilla de la Universidad del Salvador. En la capilla de la Universidad, la Virgen contaba con la devoción y la cercanía de muchas personas, pero era un ambiente pequeño”.

“Por eso, algunas personas que trabajaban en esta universidad y que pertenecían a la parroquia de San José del Talar, en el barrio de Agronomía, en Buenos Aires, pidieron al párroco el permiso de colocar en la iglesia una copia exacta de la Virgen que está en Alemania, y más grande que la que se encontraba en la capilla del Salvador”.

“Un ocho de diciembre, la imagen de la Virgen fue colocada en la iglesia. La gente descubrió el cuadro, y en aquel momento, unas 20-30 mil personas acudían los fines de semana y el día 8 de cada mes. Esto ha seguido así hasta hoy, con más o menos gente, y se ha convertido en una devoción importante en la República Argentina”.

“Ciertamente no fue el cardenal Bergoglio, entonces arzobispo de Buenos Aires, quien inspiró la colocación del cuadro en este lugar; pero fue él quien inspiró la devoción, porque siempre, hasta el momento en el que se marchó de Buenos Aires, cuando escribía una carta metía siempre una imagen de la Virgen que desata los nudos, y también una imagen de San José. Con esta misma imagen felicitaba las Navidades y las Pascuas. Y fue la imagen que utilizó como estampa para distribuirla el día de su ordenación episcopal”.

Es difícil decir algo con certeza sobre el origen de esta pintura, ya que el cuadro original no está firmado. “Lo cierto es que genera devoción en los fieles, una especie de tranquilidad ante todo tipo de dificultades –dice el padre Russo-. Llegan personas con problemas familiares, muchos padres y madres que tienen problemas con los hijos, sobre todo por la droga; otros que tenían problemas de trabajo, o enfermedades. Me gusta decir esto: recemos a la Santísima Virgen, que es la que desata el último nudo, como puerta del Cielo, que desata el nudo de las almas del Purgatorio”.

“El cuadro da una extraña serenidad, porque la Virgen tiene en sus manos una cinta llena de nudos, y mirando a la persona que viene ante ella, toma la cinta y la deja lisa, desenredando la madeja de las dificultades que se padecen en la vida”.

“El Papa Francisco siente, y sentía también como Arzobispo de Buenos Aires, una gran devoción a la Santísima Virgen, una piedad filial, espontánea. Cuando entraba en la catedral, miraba y a veces se acercaba a alguna imagen de la Virgen de las que están allí, para tocarla con las manos, como hacen los peregrinos. Esta devoción la sentía también hacia la Virgen de Luján. Todos los años, durante la peregrinación a Luján, el Papa venía para confesar durante toda la noche, sin detenerse, a los peregrinos que llegan caminando al Santuario”.


ORACION A NUESTRA SEÑORA DESATANUDOS

Santa María desatadora de nudos
Santa María, llena de la presencia de Dios,
durante los días de tu vida aceptaste con
toda humildad la voluntad del Padre,
y el Maligno nunca fue capaz de enredarte con
sus confusiones.

Ya junto a tu Hijo
intercediste por nuestras dificultades y,
con toda sencillez y paciencia,
nos diste ejemplo de cómo desenredar
la madeja de nuestras vidas.
Y al quedarte para siempre como
Madre Nuestra, pones en orden y haces mas
claros los lazos que nos unen al Señor.

Santa María, Madre de Dios y Madre Nuestra,
Tú que con corazón materno desatas los
nudos que entorpecen nuestra vida,
te pedimos que nos recibas en tus manos
y que nos libres de las ataduras y confusiones
con que nos hostiga el que es nuestro enemigo.

Por tu gracia, por tu intercesión, con tu ejemplo,
líbranos de todo mal, Señora Nuestra
y desata los nudos, que impiden nos unamos a Dios,
para que libres de toda confusión y error,
los hallemos en todas las cosas,
tengamos en El puestos nuestros
corazones y podamos servirle
siempre en nuestros hermanos. Amén

domingo, 8 de junio de 2014

EL ESPÍRITU SANTO COMO PROMESA DE DIOS Y COMO MANIFESTACION DE SU PODER




¿Quien es el Espíritu Santo? el Espíritu Santo es la Tercera persona de La Trinidad que Procede del Amor reflejado entre Dios Padre y Jesús su Hijo y es el Señor y dador de Vida y nos es dado como un regalo de Dios como un Don Sagrado a todos nosotros los hombres, dado que es la Persona que refleja el Amor del Padre y del Hijo que mejor regalo que su manifestación de amor. Este mismo Espíritu es el que nos invita a que demos un Sí de aceptación a la acción salvadora de Jesús lo cual se manifiesta hoy en nosotros a través de un encuentro personal con Él, donde lo conocemos, pero no un conocimiento meramente de solo verdades, como de que Él es el Hijo Vivo de Dios, que nació de Santa María La Virgen, que murió por la redención de nuestros pecados en la Cruz, de que está sentado a la derecha de Dios si no que es verdaderamente un encuentro vivo personal con Él.

Esta aceptación de Jesús como tu Salvador implica más que decir: YO SOY CRISTIANO, sólo porque al pasar frente a una Iglesia me persigno, porque soy acólito y ministro en la parroquia, porque voy y sigo las procesiones en la semana santa, porque asisto a las adoraciones Eucarísticas y porque sigo prácticas y normas que hacen en la iglesia como El Joven Rico del Evangelio o Nicodemo que era un Maestro de La Ley que por temor a lo que dirían sus colegas sus compañeros, buscó a Jesús en la oscuridad de la noche para que nadie lo viera, si no que es tener una relación personal desde el corazón donde se vea que Cristo Vive en ti. Romanos 10. 9-11 (Porque te salvarás si confiesas con tu boca que Jesús es Señor y crees en tu corazón que Dios lo resucitó de entre los muertos. La fe del corazón te procura la justicia, y tu boca que lo proclama te consigue la salvación. La escritura ya lo dijo: El que cree en Él no quedará defraudado).

Y es el Espíritu Santo el que te hace aceptar a Jesús como tu Señor 1 Corintios 12, 3. (Ahora les digo que ninguno puede gritar: «¡Maldito sea Jesús!» si el espíritu es de Dios; y nadie puede decir: «¡Jesús es el Señor!», si no es por acción del Espíritu Santo).

El Espíritu Santo, desde el principio ya estaba con Dios Génesis 1; 2 (todo era confusión y no había nada en la tierra. Las tinieblas cubrían los abismos mientras el espíritu de Dios aleteaba sobre la superficie de las aguas.)

Dios por medio de los profetas anunció El Espíritu Santo, los profetas tuvieron la misión especial, vital de recordarle al pueblo los compromisos que habían asumido en la alianza con Moisés, por eso exhortaban a las personas que fueran fieles a Dios, al mismo tiempo anunciaban el amor misericordioso de Dios hacia su pueblo elegido y denunciaban todas aquellas situaciones que separaban o alejaban al pueblo de ese amor, por medio de los profetas Dios forma a su pueblo en la esperanza de la salvación en la espera de la alianza nueva y eterna designada a todo los hombres Jeremías 31; 31-34 (Ya llega el día dice Yavé, en que yo pactaré con el pueblo de Israel y con el de Judá una nueva alianza. No será como esa alianza que pacté con sus padres, cuando los tomé de la mano, sacándolos de Egipto. Pues ellos quebraron la alianza, siendo que yo era su Señor. Esta es la alianza que yo pactaré con Israel en los días que están por llegar, dice Yavé: pondré mi ley en su interior, la escribiré en sus corazones, y yo seré su Dios y ellos serán mi pueblo. Ya no tendrán que enseñarle a su compañero, o a su hermano, diciéndoles: «Conozcan a Yavé.» Pues me conocerán todos, del más grande al más chico, dice Yavé; yo entonces habré perdonado su culpa, y no me acordaré más de su pecado).

En el antiguo testamento ya se hacía mención sobre el Espíritu Santo Job 33; 4 (El espíritu de Dios me hizo, y el soplo del Omnipotente me dio vida); y Proverbios 1; 23 (Oigan pues mis advertencias y derramaré sobre ustedes mis espíritu).

Los profetas fueron los que anunciaron acerca del Él como una promesa, Isaías 32; 15 (Pero sobre nosotros se derramará el espíritu desde arriba. Entonces el desierto se transformará un vergel, y lo que ahora es llamado vergel será tenido por terreno baldío).e Isaías 44; 3 (Derramaré agua sobre la tierra sedienta; raudales sobre el suelo seco. Derramaré mi espíritu sobre su linaje), Es este último pasaje bíblico se nos dice que el Espíritu Santo, sería para todos como parte del linaje del pueblo de Dios.

Otros profetas que anunciaban al Espíritu Santo, hablaban de las cualidades que manifestaba el Espíritu Santo cuando ya habitaba en ellos, Miqueas 3; 2 (Yo, al contrario, estoy lleno del espíritu de Yavé. El me da celo por la justicia, me llena de fuerza y de ánimo para denunciar a su pueblo su pecado, para descubrir las faltas de Israel).

Pero no sólo anunciaban al Espíritu Santo sino que a la vez anunciaban a aquél que será totalmente dócil al Espíritu de Dios por lo cual será ungido y enviado Isaías 11; 2 (Sobre él reposará el Espíritu de Yavé, espíritu de sabiduría e inteligencia espíritu de prudencia y valentía, espíritu para conocer a Yavé y para respetarlo). y su vez Dios dice en Isaías 42; 1. (He aquí a mi siervo a quien yo sostengo, mi elegido, al que escogí con gusto. He puesto mi Espíritu sobre él, y hará que la justicia llegue a las naciones).

Es así como la salvación se acerca y llega a nosotros los hombres como el cumplimiento de la Promesa del Padre a través de su Hijo que nos envía el don del espíritu, el Espíritu que nos consuela y está en medio de nosotros Ageo 2; 5 (No tengan miedo, porque mi espíritu está entre ustedes.) que nos hace caminar hacia adelante y no volver atrás Ezequiel 1; 12 (Cada uno de ellos iba derecho siguiendo una de sus caras, iban hacia donde el espíritu los empujaba y al caminar no se daban vuelta.)

Este don tan sagrado, este regalo de Dios, vive en nuestros corazones renovados desde el BautismoEzequiel 11; 19 (Les daré un corazón nuevo y pondré en su interior un espíritu nuevo. Quitaré de su carne su corazón de piedra y les daré un corazón de carne).y nos da vida Ezequiel 37; 5 y 14 (Esto dice Yavé a estos huesos: Haré que entre en ustedes mi espíritu, y vivirán. Pondré en ustedes mi Espíritu y vivirán; los estableceré en su tierra y sabrán que yo, Yavé, lo dije y lo hice). Y una vida nueva en Cristo JesúsRomanos 6, 3-4. (Como ustedes saben, todos nosotros, al ser bautizados en Cristo Jesús, hemos sido sumergidos en su muerte. Por este bautismo en su muerte fuimos sepultados con Cristo, y así como Cristo fue resucitado de entre los muertos por la Gloria del Padre, así también nosotros empezamos una vida nueva).

Cristo en su venida nos confirma esa promesa de Dios Lucas 24; 49 (Miren, Yoles voy a enviar la Promesa de mi Padre) refiriéndose al Espíritu Santo y nos dice que no nos dejará solos que el Espíritu será nuestro protector y permanecerá siempre en nosotros y nos enseñará y recordará todo lo que él nos ha enseñado, nos dice también que era necesario que él se fuera para podernos enviar al paráclito y confirmar la promesa de Dios (Juan 16; 5) y así recibir la vida en Espíritu Santo.

Como promesa del Padre Jesús señala la venida del Espíritu Santo cuando les dice a sus apóstoles que no se vayan de Jerusalén sino que aguarden a la Promesa del Padre para ser bautizados por el Mismo Espíritu y ser testigos de Él

En la Antigua alianza, el espíritu Santo sólo se manifestaba a ciertas personas con alguna misión especial para el pueblo de Dios como El Rey David y Los mismos Profetas. En la nueva Alianza las manifestaciones del Espíritu Santo son para todos aquellos que creemos en Jesús como nuestro Salvador como un fruto de inicio de La Vida Nueva Joel 3; 1-2 (Esto es lo que ha de suceder después: Yo derramaré mi Espíritu sobre cualquier mortal. Tus hijos y tus hijas profetizarán, los ancianos tendrán sueños y los jóvenes verán visiones. Hasta sobre los siervos y las sirvientas derramaré mi Espíritu en aquellos días).

Cristo nos habla también que el Espíritu ya no solo será nuestro huésped del alma sino que será una manifestación del Poder de Dios como Espíritu de Verdad, la famosa voz de la conciencia, en realidad es el Espíritu Santo dando testimonio de Jesús en nuestro corazones iluminándonos, enseñándonos y conduciéndonos en la vida nueva, y como Fuerza de lo Alto dándonos valentía y poder para dar testimonio y proclamar la buena nueva para poder edificar a los creyentes con nuestros dones y carismas y crecer así espiritualmente en Jesús y ser transformados en Él.

El día de pentecostés se manifiesta y se cumple la promesa del Padre, pues estaban los apóstoles reunidos cuando el espíritu se manifiesta como lenguas de fuego las cuales se posaron sobre ellos y así quedan llenos del espíritu santo y hablaron en lenguas según el espíritu les concedía.

En el Libro de Hechos de los Apóstoles San Lucas nos habla de cinco ocasiones en las que el Don del Espíritu es derramado tal es el caso de pentecostés, a la comunidad incipiente de Jerusalén, que llenos del espíritu pudieron proclamar con valor la palabra de Dios, los samaritanos, los gentiles de la casa de Cornelio quienes hablaron en lenguas y glorificaron a Dios y por último a los de Efeso, que al recibir el Espíritu Santo Profetizaron.

Estas manifestaciones de los apóstoles y las demás personas que recibieron el Espíritu Santo son signos sensibles inmediatos de la recepción del mismo Espíritu Santo 1 Corintios 12; 7-11 (La manifestación del Espíritu que a cada uno se le da es para provecho común. A uno se le da, por el Espíritu, palabra de sabiduría; a otro, palabra de conocimiento según el mismo Espíritu; a otro, el don de la fe, por el Espíritu; a otro, el don de hacer curaciones, por el único Espíritu; a otro, poder de hacer milagros; a otro, profecía; a otro, reconocimiento de lo que viene del bueno o del mal espíritu; a otro, hablar en lenguas; a otro, interpretar lo que se dijo en lenguas. Y todo esto es obra del mismo y único Espíritu, que da a cada uno como quiere).

Pero más importante que ellos son los signos o efectos permanentes que deben de aparecer como fruto y consecuencia del poder del Espíritu Santo

IMPULSO MISIONERO solo el espíritu santo, nos llena de pasión y de entrega misionera para dar testimonio de la presencia viva de Jesucristo en nuestras vidas.

COMUNIDAD CRISTIANA, el espíritu santo como comunidad de amor entre el Padre y el Hijo produce el efecto poderoso de su presencia “la comunidad” primero con Jesucristo y luego con los miembros de nuestra comunidad.

COMUNIDAD ORANTE, movidas por el Espíritu para reunirse, alabar a Dios escuchar las enseñanzas, para la Fracción del Pan y la edificación personal y espiritual como lo dice Hechos de Los Apóstoles que perseveraban en la Comunidad, en la fracción del pan y las oraciones y que acudían todos los días al templo para alabar a Dios.

COMUNIDAD UNIDAD Y TESTIMONIAL, totalmente unidos un solo corazón una sola alma, todo lo ponen en común en pocas Palabras Amor Comunitario

CARISMAS DE EDIFICACION Romanos 12; 6-8 Efesios 4; 11 Isaías 11; 3 Los cuales son manifestaciones del poder del Espíritu Santo que actúa a través de nosotros para edificar a la comunidad.

CAMINAR EN EL ESPÍRITU es decir dejarse guiar por el espíritu santo para seguir por el camino de la vida nueva que el mismo espíritu no ha dado dejándonos iluminar y conducir directa y sensiblemente por Él

Todo esto lo podemos descubrir en las primeras comunidades cristianas, que son el modelo el cual debemos imitar como iglesia, porque en ellos se manifestaron estos signos, estos efectos que son también para nosotros, la promesa es también para nosotros bautizados, si Jesús es ya tu salvador y lo has aceptado como el señor de tu vida ten fe en la palabra y pídele a Dios y a Jesucristo que te bauticen con su espíritu, Yo los Bautizo con Agua pero Él los bautizará con Espíritu Santo nos dijo Juan el Bautista, al que pide se le dará nos dice el Señor, solo recordemos que el Espíritu que sopla donde quiere se manifestará en ti de diferentes formas solo ten fe, confianza y ardiente sed en el cumplimiento de esta promesa en oración junto con María para recibir ante todo el Don que es el Mismo Espíritu Santo y no sus manifestaciones.

Artículo escrito por nuestro colaborador y Católico con Acción David López
http://catolicosconaccion.com/2014/06/07/el-espiritu-santo-como-promesa-de-dios-y-como-manifestacion-de-su-poder/

viernes, 30 de mayo de 2014

Una mística analfabeta enseña a tratar al Espíritu Santo




Tres jueves hay en el año que brillan más que el Sol:, Jueves Santo, Corpus Christi y el día de la Ascensión. Ya sólo queda uno y tal como pintan las cosas veremos por cuánto tiempo.

Hoy la Iglesia celebraba la solemnidad de la Ascensión, 40 días después de Resurrección. Aunque la fiesta haya sido trasladada al domingo siguiente, sigue comenzando una piadosa costumbre cristiana que nos ayudará a prepararnos para Pentecostés: el Decenario al Espíritu Santo.

Yo, desde joven, utilizo el «Decenario» de Francisca Javiera del Valle. Año tras año me quedo asombrado de la familiaridad y la hondura de trato, que consiguió esta mística analfabeta castellana con la Tercera Persona de la Santísima Trinidad. Además con la ventaja de que «se le entiende bien».

Muere en 1930 a los 73 años en el convento de Carmelitas de Carrión de los Condes. Trabajó como costurera treinta y ocho años en labores de los jesuitas: colegio del Sagrado Corazón, Noviciado y Escuela Apostólica. Años de «trabajo oscuro, cuya exterior monotonía, llena con frecuencia de humillaciones y sufrimientos, alternó de manera habitual con los más altos goces y alegrías de una vida interior, tan rica de subidas experiencias por dentro como de naturalidad y de callada laboriosidad por fuera».

Hasta los veinticuatro años llevó una existencia corriente de muchacha pobre en un pueblo castellano de mediados del siglo XIX. Al final de su vida, cuando a los sesenta y tantos años fue despedida del taller de costura, perdiendo en silencio incluso su máquina de coser, proyectó y puso por obra marchar a México con unas religiosas, llamadas de la Cruz, que regresaban a su país después de haber vivido refugiadas en Carrión de los Condes, durante la época más cruda de la persecución.Las monjas embarcaron sin esperarla, pensó luego irse con otras monjas mexicanas Concepcionistas Jerónimas, pero finalmente permaneció en su pueblo, sin adoptar ninguna forma de vida religiosa canónica, y dedicada al cultivo de unas huertas que hubo de arrendar para vivir.

Si algún día, por fin, son publicados íntegra y satisfactoriamente los relatos en que aquella alma refirió los constantes y subidos fenómenos místicos de su vida espiritual, dispondrá la ciencia teológica de un testimonio de la mayor significación. Éxtasis, locuciones, visiones, raptos, repetidos innumerables veces, y sobre todo una práctica habitual y silenciosa de heroicas virtudes.

Por lo que hace a sus escritos, se dividen en dos tipos, claramente caracterizados.
Los unos, más numerosos, tuvieron como fin dar cuenta a su director espiritual de las vivencias sobrenaturales de su alma, y de las pruebas y consolaciones que experimentaba en la práctica de la santidad. En ellos escribió acerca de la Santísima Trinidad, de la Virgen y de San José; sobre las virtudes de obediencia, humildad, vencimiento propio, temor de Dios, del castigo de los Ángeles y de las tentaciones; sobre la Sagrada Eucaristía, sobre los caminos, felicidad y amistades de Dios, sobre la distinción entre el buen y el mal espíritu, y sobre otros muchos temas divinos y de vida espiritual.
El segundo tipo de escritos es el de los que estaban directamente dirigidos a difundir devociones y prácticas piadosas. Comprende dos obras: el Silabario de la escuela divina, y el Decenario al Espíritu Santo.

(Texto tomado de la introducción al «Decenario», F. Pérez Embid)

Entiendo que sus libros sean menos atractivos para algunos que los de otros ‘místicos’: «sólo»enseña a querer más al Señor, sin mensajes apocalípticos, ni vías fáciles. Ascética y mística de la de siempre, no busquéis más.

El proceso de Francisca Javiera del Valle está abierto. Su «Devocionario» ha ayudado a miles de personas. Si tenéis oportunidad leedlo, lo recomiendo.

AQUÍ  LO TIENEN:-
http://www.dudasytextos.com/clasicos/decenario.htm

martes, 6 de mayo de 2014

La Iglesia no es una universidad de la religión, dice el Papa Francisco



VATICANO, 06 May. 14 / 09:41 am (ACI/EWTN Noticias).- En su homilía de laMisa que presidió esta mañana en la Casa Santa Marta, el Papa Francisco señaló que la Iglesia no es una “universidad de la religión” y alertó además que el cristiano que no da testimonio se vuelve estéril.

En esta ocasión, informa Radio Vaticana, el Pontífice se detuvo en el martirio de San Esteban narrado en los Hechos de los Apóstoles: “el martirio de Esteban es una copia del martirio de Jesús”. El mártir, como Jesús, dijo que había encontrado “los celos de los dirigentes” que trataban de eliminarlo.

También él tuvo “falsos testigos” y un “juicio hecho de modo rápido”. Esteban les advirtió que estaban oponiéndose al Espíritu Santo, como había dicho Jesús. Pero “esta gente –evidenció el Papa– no estaba tranquila, no tenía paz en su propio corazón”. Esta gente –añadió– “tenía odio” en su corazón. Por esta razón, al oír las palabras de Esteban estaban furiosos. “Este odio –dijo Francisco– fue sembrado en su corazón por el diablo”, “es el odio del demonio contra Cristo”.

Este odio del demonio “que hizo lo que quería con Jesucristo en su Pasión –prosiguió– ahora repite lo mismo” con Esteban. Y en el martirio se ve claramente “esta lucha entre Dios y el demonio”. Por otra parte, Jesús había dicho a los suyos que debían alegrarse de ser perseguidos a causa de su nombre: “Ser perseguido, ser mártir, dar la vida por Jesús es una de las Bienaventuranzas”.

Por esto, dijo Francisco, “el demonio no puede ver la santidad de una Iglesia o la santidad de una persona, sin hacer algo” para oponerse. Y es esto lo que hace con Esteban, pero “él muere como Jesús: perdonando”.

“Martirio es la traducción de la palabra griega que también significa testimonio. Y así podemos decir que para un cristiano el camino va por las huellas de este testimonio, por las huellas de Jesús para dar testimonio de Él y, tantas veces, este testimonio termina dando la vida. No se puede entender a un cristiano sin que sea testigo, sin que de testimonio”.

“Nosotros no somos una ‘religión’ de ideas, de pura teología, de cosas bellas, de mandamientos. No, nosotros somos un pueblo que sigue a Jesucristo y da testimonio –pero quiere dar testimonio de Jesucristo– y este testimonio algunas veces llega a dar la vida”.

En los Hechos de los Apóstoles se lee que una vez asesinado Esteban, “estalló una violenta persecución contra la Iglesia de Jerusalén”. Estas personas, observó el Papa, “se sentían fuertes y el demonio los impulsaba a hacer esto” y así “los cristianos se dispersaron en la región de Judea, de Samaria”.

La persecución, destacó el Papa, hace que esta “gente se fuera lejos” y donde llegaba explicaba el Evangelio, daba testimonio de Jesús y así “comenzó” la “misión de la Iglesia”. “Se convertían tantos –recordó– escuchando a esta gente”. Uno de los Padres de la Iglesia – añadió – explicaba esto diciendo: “La sangre de los mártires es semilla de cristianos”. Con “su testimonio predicaban la fe”.

“El testimonio, en la vida cotidiana, con algunas dificultades, y también en la persecución, con la muerte, siempre es fecundo. La Iglesia es fecunda y madre cuando da testimonio de Jesucristo. En cambio, cuando la Iglesia se encierra en sí misma, se cree –digamos así– una ‘Universidad de la religión’, con tantas bellas ideas, con tantos bellos templos, con tantos bellos museos, con tantas bellas cosas, pero no da testimonio, se vuelve estéril. Y el cristiano lo mismo. El cristiano que no da testimonio, permanece estéril, sin dar la vida que ha recibido de Jesucristo”.

Esteban “estaba lleno del Espíritu Santo”. Y advirtió que “no se puede dar testimonio sin la presencia del Espíritu Santo en nosotros”. “En los momentos difíciles, en que debemos elegir el camino justo, en que debemos decir ‘no’ a tantas cosas que quizá tratan de seducirnos – dijo también el Papa – hay una oración al Espíritu Santo, y es Él quien nos hace fuertes para ir por este camino, el del testimonio”.

“Y hoy pensando en estos dos iconos –Esteban, que muere, y la gente, los cristianos, que huyen, yendo por doquier por la violenta persecución– preguntémonos: ¿Cómo es mi testimonio? ¿Soy un cristiano testigo de Jesús o soy un simple numerario de esta secta? ¿Soy fecundo porque doy testimonio, o permanezco estéril porque no soy capaz de dejar que el Espíritu Santo me lleve adelante en mi vocación cristiana?”

lunes, 5 de mayo de 2014

TRES CONSEJOS DEL PAPA FRANCISCO PARA LOS LAICOS A LA HORA DE EVANGELIZAR





TRES CONSEJOS DEL PAPA FRANCISCO PARA LOS LAICOS A LA HORA DE EVANGELIZAR

Queridos amigos, les ofrecemos parte las palabras del Papa Francisco a la Acción Católica italiana, ya que resultan muy interesantes también para todas las comunidades parroquiales; y orientan sobre la acción misionera de los laicos.


«En el actual contexto social y eclesial, ustedes, laicos, son llamados a renovar la elección misionera, abierta a los horizontes que el Espíritu indica a la Iglesia y expresión de una nueva juventud del apostolado laical. Ésta es una elección misionera: todo en clave misionera. (…)

Sobre todo las parroquias, especialmente aquellas marcadas por el cansancio y la cerrazón, y hay tantas. Parroquias cansadas, parroquias cerradas… ¡las hay! Cuando yo saludo a las secretarias parroquiales, les pregunto: ¿pero usted es secretaria de aquellas que abren la puerta o de aquellas que cierran la puerta? Estas parroquias necesitan de su entusiasmo apostólico, de su plena disponibilidad y de su servicio creativo.

Se trata de asumir el dinamismo misionero para llegar a todos, privilegiando quien se siente lejano y a los estratos más débiles y olvidados de la población. Se trata de abrir las puertas y dejar que Jesús pueda salir. ¡Tantas veces tenemos a Jesús encerrado en las parroquias con nosotros y nosotros no salimos y no dejamos que Él salga! ¡Abrir las puertas para que Él salga, al menos Él! Se trata de una Iglesia “en salida”: siempre una Iglesia en salida. (…)

He pensado en entregarles tres verbos, tres verbos que pueden constituir, para todos ustedes, un tramo de camino. El primero es: permanecer. Pero no permanecer cerrados, no. Permanecer, ¿en qué sentido? Permanecer con Jesús, permanecer gozando de su compañía. Para ser anunciadores y testigos de Cristo se necesita permanecer sobre todo cercanos a Él. Es a partir del encuentro con Aquel, que es nuestra vida y nuestra alegría, que nuestro testimonio adquiere, cada día, un nuevo significado y una fuerza nueva. Permanecer en Jesús, permanecer con Jesús.

Segundo verbo: ir. Por favor, jamás una Acción Católica inmóvil. No detenerse: ¡avanzar! Vayan por las calles de sus ciudades y de sus países y anuncien que Dios es Padre y que Jesucristo se los ha hecho conocer, y por esto su vida ha cambiado: se puede vivir como hermanos, llevando dentro una esperanza que no desilusiona. Que haya en ustedes el deseo de hacer llegar la Palabra de Dios hasta los confines, renovando así su compromiso de encontrar al hombre en cualquier lugar se encuentre, allí donde sufre, allí donde espera, allí donde ama y cree, allí donde están sus sueños más profundos, las preguntas más verdaderas, los deseos de su corazón. Allí, los espera Jesús. Esto significa: salir afuera. Esto significa: salir.

Y finalmente, alegrarse. Alegrarse y exultar siempre en el Señor. Ser personas que cantan a la vida, que proclaman la fe. Esto es importante: no sólo recitar el Credo, recitar la fe, conocer la fe: proclamar la fe. Decir la fe, vivir la fe con alegría se llama "cantar la fe”, y esto no lo digo solo yo. Esto lo dijo hace 1600 años San Agustín: cantar la fe. Personas capaces de reconocer los propios talentos y los propios límites, que saben ver en las propias jornadas, también en aquellas más oscuras, los signos de la presencia del Señor. (…)

Pidamos al Señor para cada uno de nosotros, ojos que sepan ver más allá de la apariencia, orejas que sepan oír los gritos, susurros y también los silencios, manos que sepan sostener, abrazar, cuidar. Pidamos sobre todo un corazón grande y misericordioso, que desea el bien y la salvación de todos. Los acompañe en el camino María Inmaculada y también mi bendición».

(Del discurso del Papa Francisco a la Acción Católica italiana el 3-5-2014, texto completo en: http://bit.ly/1nidfHl )